Este sitio utiliza cookies. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Obtener más información.

Castellers en Barcelona

En las fiestas populares y fiestas mayores, la plaza mayor de cualquier pueblo o ciudad de Cataluña o las Islas Baleares se llena de gente para recibir el espectáculo más esperado y sentido de la jornada: los castellers.

Agrupados en colles, los castellers levantan complejas torres humanas de diferentes estructuras y pisos de altura, al ritmo de las dulzainas y los timbales. Aunque se desconoce el origen exacto de esta tradición, que guarda similitudes y posibles conexiones con la Moixiganga valenciana y la Dance del Tauste aragonesa, aparece documentada desde mediados del siglo XVIII, con especial relevancia en la zona de Tarragona y el Penedés.

Un castell se compone de las siguientes partes:

  • La piña: formada por un grupo numeroso de castellers que dotan al castillo de una sólida base.
  • El tronco: la parte central del castillo, que puede ser de altura variable; y en la que cada piso toma el nombre según el nivel: los bajos, segundos, tercios, cuartos, quintos o sextos.
  • El pomo: formado por cuatro niños, configura los tres últimos pisos del castillo.
  • Los doses: el primer nivel del pomo, formado por dos niños.
  • Aixecador: también llamado acotxador o cassoleta, es un niño que se coloca sobre los doses agachado.
  • Enxaneta: el último piso de un castell, el niño que corona la torre y que al levantar su brazo certifica que la construcción ha sido finalizada correctamente.

Una peculiaridad de los castells es que cada construcción tiene su propio nombre, formado por la combinación de la anchura del castillo y su altura. Así, un 3d8 es un castillo de 8 pisos de altura (incluyendo la piña y los tres pisos del pomo) en el que cada piso del tronco se conforma de tres personas. Los castillos de una persona por piso se llaman pilares, y las torres son los castillos de dos personas. Además, muchos castillos pueden llevar (o no) refuerzos extra, llamados folre (un grupo de castellers rodea a los segundos), manilles (un grupo de castellers rodea a los tercios) y puntals (que refuerzan al piso de cuartos) para dar mayor estabilidad a los castillos de altura superior, por ejemplo un 3d10 amb folre i manilles.

Una jornada castellera empieza con el Toque de madrugadas, en el que los dulzaineros y los timbales recorren las calles despertando a la gente. La actuación empezará con el Toque de entrada, que avisa de la llegada de la colla castellera a la plaza y por fin, con el Toque de castillos que indica el levantamiento del mismo. El Toque de vermut es el que finalmente pone el punto y final a la actuación e invita a romper filas para ir precisamente a tomar el vermut antes de comer.

Loading More Content
No More Content