Este sitio utiliza cookies. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Obtener más información.

Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona

Los pabellones modernistas del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, que llevan la firma del genial arquitecto Lluís Domènech i Montaner, son uno de los máximos exponentes de la arquitectura barcelonesa de principio del siglo XX. La importancia de este conjunto es que sabe compaginar la función hospitalaria con su vertiente más artística, siguiendo las formas y figuras naturales que inspiraban a los arquitectos modernistas catalanes.

El origen del Hospital de la Santa Creu se remonta al año 1401, cuando se decidió fusionar en un solo edificio los hasta entonces pequeños hospitales de la ciudad de Barcelona. Un imponente edificio gótico se levantó en el Raval de Barcelona para acoger el nuevo hospital de la ciudad bajo los auspicios del rey Martí l'Humà. Durante 400 años, el hospital fue ampliando y reformando su sede, pero ya a mediados del siglo XIX se hizo necesaria una ampliación y modernización que era imposible acometer en los antiguos edificios medievales.

Coincidiendo en el tiempo, Pau Gil i Serra, un banquero catalán afincado en París, falleció en 1896 dejando parte de su fortuna a la ciudad de Barcelona para levantar un nuevo hospital bajo la protección de San Pablo. Uniendo la necesidad de reforma del Hospital de la Santa Creu y las últimas voluntades del banquero, se decidió iniciar la construcción de un nuevo hospital para la ciudad, que pasaría a llamarse Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, en unos terrenos de 9.000m² cerca del Templo de la Sagrada Familia.

El proyecto del nuevo hospital se encargó a Lluís Domènech i Montaner, quien distribuyó todas las instalaciones en 48 pabellones, unidos entre sí por una red de pasajes subterráneos, pensados para proteger a los pacientes de las inclemencias meteorológicas. Las obras del nuevo hospital empezaron en 1902.

Finalmente se construyeron solamente 27 pabellones de los 48 previstos, pero cada pabellón es una obra única y diferente del resto. Las vidrieras emplomadas, las esculturas y gárgolas, los frisos y relieves obra de Pau Gargallo, las pinturas, mosaicos y elementos de hierro forjado decoran cada rincón del hospital.

En el año 2000 se iniciaron las obras para un nuevo gran edificio, con la finalidad de la substitución progresiva de todos los servicios ubicados en los antiguos pabellones modernistas. Actualmente, los pabellones modernistas están en un proceso de rehabilitación y adecuación para poder ser la sede de diversos organismos oficiales y entidades internacionales.

El antiguo edificio medieval del Hospital de la Santa Creu es la sede de la Biblioteca de Catalunya y del Institut d'Estudis Catalans.

  • Hospital de la Santa Creu i Sant Pau
    Sant Antoni Maria Claret, 167
  • IMPRIMIR IMPRIMIR
Loading More Content
No More Content