Este sitio utiliza cookies. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Obtener más información.

Park Güell, paisaje y urbanismo en Barcelona.

El Park Güell es Patrimonio de la Humanidad desde 1984, pero es, desde sus orígenes, uno de los bienes culturales más singulares del mundo. Antoni Gaudí tomó como referente el modelo de ciudad-jardín de los paisajistas ingleses y lo trasladó a la Barcelona de principios del siglo XX. Entre 1900 y 1914, el genial arquitecto vertió todo su ingenio en pequeñas dosis hasta completar una obra arquitectónica y paisajística única en el mundo. Surgió como una urbanización de lujo, pensada para alojar al menos sesenta viviendas unifamiliares de la burguesía barcelonesa.

La situación geográfica era importante, no sólo por las imponentes vistas de Barcelona que ofrecía, sino porque se trataba de unos terrenos con desniveles, muchas piedras y ninguna fuente, elementos con los que Gaudí tuvo que luchar. El arquitecto, lejos de ver los inconvenientes geográficos como un enemigo, se los apropió, hasta el punto que aprovechó al máximo los colores naturales que veía a su alrededor para inspirarse y las pendientes para canalizar la recogida de aguas.

Esto propició que el arquitecto acabara diseñando un inmenso jardín, lleno de fantasía, sendas, senderos y caminos, que parecen reflejar una visión utópica del paraíso perdido. Dentro del recinto del parque, un bosque de encinas, pinos, baladres, durillos y hedera helix invitan a sentarse, en la llamada plaza del teatro griego, sobre el serpenteante banco elaborado por Josep Jujol, uno de los más estrechos colaboradores de Gaudí, y que, según dicen, es la pintura abstracta más larga del mundo. En todo el Park Güell imperan las ideas de simbiosis entre hombre y naturaleza que Gaudí y sus discípulos pusieron en práctica en sus obras. En medio de esta encantadora atmósfera, entre bucólica y artística, destacan el famoso Dragón de Gaudí, la casa-museo del arquitecto, el impactante trencadís o la Sala de las Cien Columnas.

Pero el gran valor del Park Güell es, precisamente, que se ha convertido en una gran obra de arte al aire libre, en el gran jardín donde se fusionan la naturaleza y el ingenio humano.

Loading More Content
No More Content